Todos flotan, hasta los recuerdos… IT

1986 fue un año crucial en lo que a la literatura de horror se refiere, ya que fue el año en el que IT de Stephen King vio la luz.

El prodigioso escritor, trajo a nosotros la retorcida historia de un universo alterno que tiene como principal antagonista a Eso una fuerza sobrenatural que tiene la capacidad de tomar la forma que desee para materializar los miedos de las personas a las que ataca.

King sabía que su forma de escribir resultaba perturbadora para quienes estaban cerca de su trabajo, por lo que sabía que IT tendría un éxito rotundo.

Tras ver la aceptación de IT entre el público, en 1990 llega a nosotros la primera adaptación cinematográfica de la novela de horror.

Es común escuchar el nombre de «la primera película de It» sin embargo, y con temor a herir susceptibilidades, es necesario recalcar que esta adaptación al cine NO ES UNA PELÍCULA, esta “cinta” tiene el formato de miniserie y por tal razón tiene una duración de prácticamente 4 horas.

Cuando IT comenzó a proyectarse, comenzaron a hacerlo también los miedos más arraigados de quienes lograron verla en la época de su estreno, la miniserie se convirtió en una de las principales causantes de las fobias en la niñez de los 90’s.

Con Tim Curry en el papel principal de “Pennywise, el payaso bailarín” llegó un momento crucial para los villanos del cine de horror noventero, lejos de ser el típico asesino serial que nos presentaban las cintas slasher como A Nightmare On Elm Street ó Friday the 13, Pennywise se convirtió en la pesadilla viviente de muchos niños y adultos, ya que englobaba los mayores miedos de quienes veían la cinta.

Desde un hombre lobo salido de una película de terror hasta una gigante araña que se esconde en una cueva, a lo largo de 4 horas Pennywise logra aterrar a cualquiera.

La forma del payaso bailarín siempre fue la forma favorita de “Eso” al tener mayor oportunidad de acercarse a los niños pequeños para poder atacarlos sin mayor problema.

Los orígenes de “Eso” nunca son mencionados en la adaptación de la miniserie, sin embargo en la novela de King, se hace una mejor referencia hacia el momento en el que este mal llegó a las áridas tierras de Derry, en Maine.

El trabajo que hubo detrás de la miniserie resulta destacable en cada aspecto, desde la actuación magistral de Curry y el resto del reparto (quien no maneja papeles secundarios) hasta los efectos especiales utilizados durante la edición.

En aspectos técnicos, es necesario recalcar que todo se encuentra en su punto y por tal razón se convirtió en una de las «películas» que más terror causaron en su tiempo, con la fotografía, el maquillaje de Tim Curry, los efectos y la musicalización se hizo una mezcla digna de ser compartida con el mundo.

El club de los perdedores logró quedar en los corazones de los espectadores por la forma tan valiente de enfrentar al mal durante toda su vida (literalmente) y es que es exquisito ver a un grupo de niños actuando de una manera tan natural, lo que hace que a pesar de la duración, no logres despegarte del asiento y el tiempo pase bastante rápido.

Si hay algo que agradecer en esta adaptación es permitir al espectador ser testigo del crecimiento y la evolución de este grupo de niños.

Años después de una de las grandes obras de horror de los noventas, una que seguirá siempre vigente en la mente de los amantes del cine de terror, llegaría una nueva adaptación de la novela de King a cargo del director Andy Muschietti.

Andy vio un potencial interminable en traer de vuelta un sin fin de recuerdos a los espectadores y debemos decir que se merece una ovación de pie por la fidelidad que tuvo hacia la novela homónima.

Un Pennywise más acercado al que King nos hizo imaginar con el libro, referencias implícitas a partes de la novela que fueron omitidas en la miniserie y una gran cantidad de aciertos más, Andy logró regresar e incluso mejorar el trabajo realizado en la adaptación de los 90.

Sin embargo a pesar de los aciertos de la cinta, el director fue duramente criticado por no «respetar» la imagen del payaso interpretado por Tim Curry.

Bill Skarsgard fue el encargado de dar vida al nuevo Pennywise, y resultó incluso más aterrador que la primera imagen que tuvimos del payaso gracias a su rostro naturalmente aterrador.

Con el próximo estreno del capítulo 2 de esta nueva adaptación, no nos queda más que hacerles la invitación de ponerse al día con la historia original de este mítico personaje para disfrutar de las casi 3 horas de la próxima entrega de la cinta.

Quedaremos en espera de ver que tiene Muschietti para ofrecernos ya que con la nueva clasificación R para la cinta tenemos mucha violencia garantizada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s